ES

ING

Logo Sanfer

Prevención

abril 17 2024

Salud y bienestar integral ¿La meta o la carrera?

Muchas veces nos motivan para ser saludables o incluso nos dan consejos para mejorar nuestra salud, desde profesionales de la salud hasta amigos, pero ¿qué es la salud?

La Organización Mundial de la Salud, la define como:1

 “...un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.”

Parece un concepto simple pero que tiene muchas implicaciones, entre ellas ¿será posible alcanzar “un estado de completo bienestar”?

En esta nota abordaremos el concepto de salud encaminado al bienestar integral, es decir, acciones en las diferentes esferas de la vida que contribuyen a la salud.

¿En qué consiste una visión integral de la salud?

Para descifrar el término “salud” como un estado completo de bienestar, también es necesario definir bienestar. 

La Red Interagencial para la Educación en Situaciones de Emergencia (INEE, por sus siglas en inglés), define el bienestar como “una condición de salud holística”, se refiere a la salud física, emocional, social y cognitiva.2 Lo que resalta en la definición por el INEE es que considera el proceso para lograr la “salud holística” como parte del bienestar.2



En este sentido, muchos podrían interpretar la definición de salud de la OMS (completo bienestar físico, mental y social) como algo utópico o una meta imposible de alcanzar, relacionando la palabra “completo” como un equivalente de salud “perfecta”.3 Sin embargo, la palabra “completo” también puede referirse a que tiene todas las características propias, por ejemplo una comida completa, es aquella que contiene una entrada, un plato principal y un postre. En consecuencia, el bienestar completo podría entenderse como un estado íntegro de todas las características que constituyen el bienestar.

Tomando en cuenta lo anterior y la definición de bienestar, podemos entender que la salud no es un estado estático o un momento en específico alcanzado en el punto óptimo de nuestro cuerpo, sino un proceso que involucra diferentes dimensiones de la vida cotidiana.

Dimensiones del bienestar

Una vista más detallada sobre el bienestar muestra 8 dimensiones interdependientes: física, intelectual, emocional, social, espiritual, vocacional, financiera y ambiental.4

En la búsqueda del bienestar se debe poner atención a todas las dimensiones, ya que el abandono de cualquiera de ellas, afectará con el tiempo negativamente a las demás y, en consecuencia, a la salud, bienestar y calidad de vida.4 

Sin embargo, aunque no es necesario que estén igualmente equilibradas,4 sí es importante considerar la individualidad de cada persona, ya que todos tenemos prioridades, enfoques y aspiraciones propias, incluidas nuestras opiniones específicas sobre lo que significa vivir la vida plenamente. Por este motivo, cada dimensión tendrá un peso y significado distinto en cada persona.

Acciones que pueden cambiar tu vida

Muchas cosas afectan tu salud y bienestar, esto incluye la composición biológica y el comportamiento. Y, a pesar de que existen acciones físicas que ayudan, como llevar una alimentación balanceada, realizar actividad física y dormir adecuadamente, también hay otros elementos como el entorno (donde crecemos, trabajamos, nos divertimos, etc.) que influyen en nuestra salud.5



A continuación, te sugerimos una serie de acciones que puedes considerar para mejorar cada una de las dimensiones del bienestar, pero recuerda: no tienes que incorporarlas todas a la vez, puedes iniciar con las más relevantes para ti, no olvides que el bienestar también consiste en el proceso de ir adoptando cada vez más hábitos que mejoren tu salud.

Dimensión física

  • Cuidar tu cuerpo para mantenerte sano ahora y en el futuro con acciones como:
    • Llevar una alimentación balanceada y saludable
    • Mantener una rutina de activación física

Dimensión intelectual

  • Crecer intelectualmente, mantener la curiosidad sobre temas nuevos que deseas aprender, valorar el aprendizaje permanente y responder positivamente a los desafíos intelectuales.
  • Ampliar conocimientos y habilidades que te permita compartir tus dones con otros.

Dimensión emocional

  • Comprender y respetar tus sentimientos, valores y actitudes.
  • Apreciar los sentimientos de los demás.
  • Gestionar tus emociones de forma constructiva.
  • Sentirse positivo y entusiasmado con tu vida.

Dimensión social

  • Mantener relaciones saludables, disfrutar estar con los demás, desarrollar amistades y relaciones íntimas, preocuparse por los demás y dejar que los demás se preocupen por ti.
  • Contribuir en tu comunidad.

Dimensión espiritual

  • Encontrar propósito, valor y significado en la vida.
  • Participar en actividades que vayan acorde a tus creencias y valores.

Dimensión vocacional

  • Prepararse y participar en un trabajo que proporcione satisfacción personal y enriquezca la vida, siendo consistente con tus valores, metas y estilo de vida.
  • Contribuir con tus dones, habilidades y talentos a un trabajo que sea personalmente significativo y gratificante.

Dimensión financiera

  • Administrar tus recursos para vivir dentro de tus posibilidades, tomar decisiones e inversiones financieras informadas, establecer objetivos realistas y prepararse para necesidades o emergencias a corto y largo plazo.
  • Ser consciente de que los valores, las necesidades y las circunstancias financieras de cada persona son únicos.

Dimensión ambiental

  • Comprender cómo tus entornos sociales, naturales y construidos afectan tu salud y bienestar.
  • Ser consciente del estado inestable de la tierra y de los efectos de tus hábitos diarios en el entorno físico.
  • Demostrar un compromiso para tener un planeta saludable, buscando acciones que reduzcan el impacto negativo al medio ambiente.

Conclusión

A manera de conclusión, encontramos que la salud no es una meta inalcanzable, sino un camino hacia el bienestar integral. Un viaje que se nutre de acciones conscientes en las diferentes dimensiones de nuestra vida: física, intelectual, emocional, social, espiritual, vocacional, financiera y ambiental.

Cada paso en este viaje importa, por muy pequeño que sea. Incorporar hábitos saludables en nuestra alimentación, cultivar relaciones significativas, explorar nuestra espiritualidad, encontrar un trabajo que nos apasiona, cuidar del medio ambiente... son solo algunos ejemplos de las acciones que podemos tomar para construir un bienestar integral.

Recuerda, no estás solo en este viaje. Comparte tu camino con otros, inspírate en sus experiencias y juntos construyamos un mundo más saludable y feliz.

Empieza hoy mismo a dar pasos hacia tu bienestar integral. Tu salud y tu felicidad te lo agradecerán.

A continuación encontrarás una infografía que resume el tema abordado:


Referencias

Referencias:

  1. OMS. Constitución [Internet]. [citado el 10 de abril de 2024]. Disponible en: https://www.who.int/es/about/accountability/governance/constitution 
  2. INEE. NOTA DE ORIENTACIÓN DE LA INEE SOBRE APOYO PSICOSOCIAL. International Rescue Committee: 2018.
  3. Schramme T. Health as complete well-being: The WHO definition and beyond. Public Health Ethics [Internet]. 2023;16(3):210–8.
  4. Stoewen DL. Dimensions of wellness: Change your habits, change your life. Can Vet J. 2017;58(8):861–2.
  5. NIH. Whole Person [Internet]. 2022. [citado el 10 de abril de 2024]. Disponible en: https://newsinhealth.nih.gov/2022/06/whole-person-health
Libro

Artículos Recientes

65affc4428984
65d78fee99dff
64c33dd64355d
64c818c2737d6
64c817fe4124e
64c3413c85076
64c8186c2398d
Compatir artículo en:
FB Logo WP Logo LK Logo TW Logo

Artículos relacionados

65affc4428984
64c808c12063a
64c803640ede4