ES

ING

Logo Sanfer

Obesidad

marzo 20 2024

La obesidad, un problema de muchas caras

La obesidad, más que ser una condición de peso, es una enfermedad compleja y multifactorial que engloba la interacción de factores desde genéticos, metabólicos, sociales, psicológicos hasta culturales. Así, la obesidad tiene un impacto significativo en la salud, el bienestar psicosocial, la longevidad y la calidad de vida.1 

Las estadísticas indican que el sobrepeso/obesidad siguen aumentando a nivel global, de hecho, el número de personas con exceso de peso alcanza >2 mil millones, aproximadamente el 30 % de la población mundial.2 

En México, de acuerdo al último reporte de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2022 se encontró que el 36.9 % de los mexicanos padecen obesidad (41.0 % de las mujeres y 32.3 % de los hombres) y tomando en cuenta la obesidad abdominal (circunferencia de cintura igual o mayor de 80 cm en mujeres o de 90 cm en hombres) las cifras aumentan a 81 % de los mexicanos (87.9 % en mujeres y 73.9 % en hombres).3

La obesidad abdominal está en 8 de cada 10 adultos mexicanos.

Esta enfermedad se asocia con una mayor mortalidad y un elevado riesgo de hipertensión, dislipidemia, diabetes tipo 2, enfermedad de las arterias del corazón, accidente cerebrovascular, enfermedad de la vesícula biliar, osteoartritis, apnea del sueño, así como cánceres de endometrio, mama, próstata y colon. La mortalidad está directamente relacionada con la cantidad de sobrepeso, que aumenta ligeramente con un índice de masa corporal (IMC) superior a 31 y mucho más rápidamente cuando el IMC supera 35.1

Sin duda, la obesidad es un problema que impacta significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Su naturaleza multifactorial afecta a diversos aspectos del entorno biopsicosocial de las personas. En este artículo, entraremos en cada uno de estos aspectos, como parte de la elaboración de estrategias para abordar esta problemática de salud.

¿Cuáles son las consecuencias de la obesidad en la sociedad?

La obesidad se ha propuesto como un problema de salud pública mundial, por afectar varios aspectos como:4

  • Esperanza de vida: La obesidad en la edad adulta es un fuerte predictor de muerte temprana. Adultos que eran obesos a los 40 años perdieron de 6 a 7 años de vida esperada. Sin embargo, en las personas obesas que fumaban, los años de vida perdidos casi se duplicaron, según un estudio. 
  • Calidad de vida: La obesidad tiene implicaciones en el funcionamiento general, debido a problemas de salud física, funcionamiento social, dolor corporal, bienestar mental general, limitaciones emocionales, energía y percepciones de salud general. Además, aumenta el riesgo de padecer cualquier condición médica crónica.
  • Prevalencia de enfermedades asociadas a la obesidad: Estas enfermedades no transmisibles pueden ser las enfermedades coronarias, los accidentes cerebrovasculares, el cáncer, el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Estos padecimientos no transmisibles son los objetivos principales de la prevención mundial de enfermedades de la OMS.
  • Empleo: La obesidad es una de las principales causas de discriminación en el proceso de contratación laboral, puede provocar una reducción del empleo y un aumento de las limitaciones laborales en comparación con las personas con peso normal.
  • Impacto económico: Los costos directos de la obesidad se atribuyen a los gastos que implican el diagnóstico y tratamiento, así como a las enfermedades comórbidas crónicas relacionadas. Los costos indirectos se atribuyen a la pérdida de salarios, consecuencia de enfermedades y muertes prematuras, los elevados costos pagados por incapacidad y reclamaciones de seguros, y la menor productividad en el trabajo.

La salud mental también impacta en la obesidad

Las personas con afecciones en la salud mental incrementan de 2 a 3 veces el riesgo de obesidad, así mismo se ha documentado que los padecimientos de la salud mental en personas con obesidad llegan hasta el 70 %.5

Los problemas de salud mental se asocian con la obesidad.

La obesidad se ha asociado con una serie de trastornos mentales, incluidos antecedentes de trastornos del estado de ánimo, ansiedad, trastornos de la personalidad, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), trastorno por atracón, trauma y esquizofrenia, y también es un efecto secundario de muchos de los medicamentos utilizados para tratar los padecimientos mentales.5



Los estigmas sociales y la obesidad

Existen múltiples estigmas sociales que rodean a las personas con obesidad. Uno de los mayores problemas son el prejuicio y la discriminación en el trabajo, en público y en las relaciones interpersonales. Además, los prejuicios contra la obesidad comienzan desde la niñez desde edades tempranas y se les tiene una muy mala percepción general. A los individuos obesos se los considera menos calificados para un trabajo y se les considera que tienen peores hábitos de trabajo, así como problemas emocionales e interpersonales.1

Las personas con obesidad se ven afectadas por el prejuicio y la discriminación.



Obesidad y su impacto en el cuerpo

La obesidad causa un deterioro del estado normal del organismo y modifica funciones corporales vitales de órganos como el corazón, pulmones, articulaciones, sistema inmune y sistema hormonal. Esto da como resultado una morbilidad sustancialmente mayor en estas áreas del cuerpo:6

  1. Corazón: Debido al aumento de la demanda metabólica resultante del exceso de masa en la obesidad, hay un aumento en el volumen sanguíneo, lo que obliga al corazón a trabajar más. Aunque el corazón se agranda y aumenta su masa muscular, en muchas personas con obesidad, el corazón finalmente no logra compensar este exceso de estrés. El resultado es la insuficiencia cardíaca. 
  2. Pulmones: El exceso de grasa corporal provoca un cambio en la capacidad pulmonar y una alteración en el control respiratorio. El exceso de peso sobre la caja torácica o el abdomen hace que la pared torácica se ponga rígida y se vuelva menos flexible, provocando una alteración en el control respiratorio. La reducción de la expansión pulmonar y del sistema de control respiratorio se relaciona con la dificultad para respirar, común en las personas con este padecimiento.
  3. Articulaciones: La obesidad provoca una mayor tensión en las articulaciones que soportan peso, lo que eventualmente desgasta el cartílago y resulta en una enfermedad articular degenerativa. De hecho, la obesidad es probablemente el principal factor de riesgo modificable de osteoartritis.
  4. Sistema inmune: La inmunidad se ve afectada en la obesidad. Las personas con obesidad tienen un mayor riesgo de infecciones respiratorias, tienen una respuesta más baja a las vacunas, requieren un tiempo de curación más prolongado después de la cirugía y requieren antibióticos durante períodos más prolongados después de las infecciones que las personas con un IMC normal.
  5. Sistema endocrinológico (hormonal): La obesidad se correlaciona con alteraciones en factores nutricionales, metabólicos y hormonales. El adipocito (célula que almacena la grasa) no sólo almacena lípidos, sino que también actúa como célula productora de diferentes hormonas que regulan el metabolismo. Estas funciones normales se ven alteradas en personas con un alto índice de masa corporal.



¿Cómo enfrentar la obesidad?

Una intervención exitosa para la prevención de la obesidad debe influir en el equilibrio energético pero también debe tomar en cuenta los factores externos que influyen en el desarrollo de obesidad. Los cambios en la dieta y la actividad física deben incorporarse a nuevos patrones de comportamiento. La mayor parte del aumento de peso podría prevenirse con pequeños cambios de comportamiento de este tipo, como caminar más, reducciones en la ingesta de grasas o azúcares en la dieta y porciones más reducidas. Algunas recomendaciones sencillas y puntuales pueden ser:7

  • Prevenir la obesidad infantil por medio de lactancia materna exclusiva, alimentos adecuados durante el destete, prácticas de nutrición saludables e introducción temprana de un estilo de vida activo.2
  • Disminuir el consumo de grasas en la dieta.
  • Disminuir las bebidas carbonatadas o reemplazarlas con bebidas bajas en azúcar o sin azúcar.
  • Evitar los alimentos azucarados y los productos cárnicos procesados con alto contenido de grasa.
  • Aumentar los alimentos bajos en energía (como frutas y verduras)
  • Elegir alimentos naturales si es posible, pero si se compran alimentos manufacturados o alimentos envasados, comprar aquellos con baja densidad energética.
  • Comer en platos pequeños; evita las porciones grandes. 
  • Incrementa el ejercicio físico: Puedes unirte a un gimnasio o realizar ejercicios en casa.
  • Caminar más.
  • Dormir bien y tener buenos hábitos de sueño.8

Es importante que al implementar nuevos hábitos se acuda con un profesional de la salud, para una correcta orientación de las necesidades nutricionales y las actividades físicas de cada persona.

El profesional de la salud es clave para implementar un estilo de vida saludable adecuado para cada persona.. 

¿Todo depende de mí?

Existen factores que no dependen de las personas, es decir, son elementos del ambiente que promueven la obesidad.

El entorno puede contribuir a una alimentación y estilo de vida poco saludables. Esto incluye el lugar donde se vive y se labora: el hogar, los edificios en los que se trabaja o compra, las calles y los espacios abiertos. Los tipos de restaurantes y la cantidad de espacios verdes que hay cerca pueden contribuir al sobrepeso y la obesidad.8

Los estudios han demostrado que el acceso a aceras y espacios verdes puede ayudar a las personas a ser más activas físicamente, y el acceso a alimentos frescos como los mercados de agricultores pueden ayudar a las personas a tener una nutrición más saludable. Por otro lado, las personas que viven en vecindarios con más restaurantes de comida rápida y aceras inaccesibles o inexistentes tienen más probabilidades de tener sobrepeso u obesidad.8

El entorno repercute en el desarrollo de obesidad en la población. 

Conclusión

La obesidad es un problema de salud pública global que impacta en múltiples aspectos de la vida de las personas. Desde la esperanza de vida reducida, hasta el impacto económico y psicosocial, sus ramificaciones son extensas y profundas. La prevención de la obesidad requiere un enfoque integral que aborde tanto los elementos individuales como la nutrición, la actividad física y los factores ambientales. Estrategias simples, como cambios en la dieta, aumento de la actividad física y promoción de estilos de vida saludables desde la infancia, pueden desempeñar un papel muy importante en la lucha contra esta enfermedad de muchas caras.

A continuación se encuentra una infografía con el resumen de la nota:


Referencias

Referencias

  1. Kolotkin RL, Meter K, Williams GR. Quality of life and obesity. Obes Rev. 2001;2(4):219–29.
  2. Caballero B. Humans against Obesity: Who Will Win? Adv Nutr. 2019;10(1):S4–9. 
  3. Campos-Nonato I, Galván-Valencia Ó, Hernández-Barrera L, Oviedo-Solís C, Barquera S. Prevalencia de obesidad y factores de riesgo asociados en adultos mexicanos: resultados de la Ensanut 2022. Salud Publica Mex. 2023;65:s238–47.
  4. Tiwari A, Balasundaram P. Public Health Considerations Regarding Obesity. StatPearls. 2023 Jun 5 [cited 2024 Mar 10]; Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK572122/ 
  5. Avila C, Holloway AC, Hahn MK, Morrison KM, Restivo M, Anglin R, et al. An Overview of Links Between Obesity and Mental Health. Curr Obes Rep. 2015; 4(3):303–10.
  6. Conway B, Rene A. Obesity as a disease: no lightweight matter. Obes Rev. 2004;5(3):145–51. Available from: https://pubmed-ncbi-nlm-nih-gov.pbidi.unam.mx:2443/15245383/
  7. Lean M, Lara J, Hill JO. ABC of obesity: Strategies for preventing obesity. BMJ : British Medical Journal [Internet]. 2006 Nov 11 [cited 2024 Mar 10];333(7575):959. Available from: /pmc/articles/PMC1633816/
  8. NIH. Overweight and Obesity. Causes and risk factors [Internet]. 2022. [citado el 11 de marzo de 2024]. Disponible en: https://www.nhlbi.nih.gov/health/overweight-and-obesity/causes 
Libro

Artículos Recientes

65affc4428984
65d78fee99dff
64c33dd64355d
64c818c2737d6
64c817fe4124e
64c3413c85076
64c8186c2398d
Compatir artículo en:
FB Logo WP Logo LK Logo TW Logo

Artículos relacionados